26 julio 2012

Una y otra vez;






Hola, soy un tío y empezaré a hablarte, te diré cosas bonitas, pero claro, se lo diré también a 200 tías más, te ilusionaré y cuando menos te lo esperes te ignoraré. Cuando pase los meses te hablaré otra vez, tontearé contigo hasta que te enamores de mi, te diré de quedar, aunque solo me interese tu físico, pero tranquila, que yo te quiero ¿eh?. Una vez que quedemos, te empezaré otra vez a ignorar y le diré a otra tía lo de quedar. Pasa el tiempo y como soy muy guay, como tengo una cara bonita y un buen cuerpo, tengo a todas las tías comiendo de mi mano, aunque neuronas tengo pocas. Volvemos al paso uno, te hablo, te enamoro, te ilusionas y te ignoro, pero lo que no sé es que entre tonteo y tonteo de cualquiera me puedo enamorar. Me enamoro, pero como soy un tío, no puedo expresar mis sentimientos porque tengo una reputación de chulo, así que ya se me pasará lo de estar enamorado y pasare de todas y cuando me guste otra, haré lo mismo y así. 

3 comentarios:

  1. Es justamente lo que suele pasar a veces.
    Adoro tu blog y la forma en la que te expresas, dices cosas que mucha gente no es capaz de decir, sigue asi guapa.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón madre mia..

    ResponderEliminar
  3. Y por eso se dice que todos los tios son iguales, por el simple hecho de que va antes su orgullo que las chicas.
    Por eso por ejemplo, mejor ser lesbiana..

    ResponderEliminar